Reciclaje de Bombillas

Reciclaje de bombillas de bajo consumo (bombillas fluorescentes compactas integradas, LFC-i) y de tubos fluorescentes (neones)

¿Qué hacer con una bombilla de bajo consumo usada?

Las bombillas de bajo consumo (LFC-i) y los tubos fluorescentes (neones) no deben depositarse en los contenedores habituales de basura doméstica, ni romperse, ni arrojarse por el desagüe. Estas bombillas deben llevarse a puntos de recogida para que sean tratados de acuerdo con las normas medioambientales en vigor por parte de los organismos de reciclaje autorizados, que son especialistas en procesos de reciclaje

¿Qué significa esto para mí como consumidor?

Al depositar tus bombillas LFC-i y tubos fluorescentes en los contenedores de recogida exclusiva para permitir su reciclaje, contribuirás a evitar posibles consecuencias negativas sobre el medio ambiente y sobre la salud. De hecho, las bombillas fluorescentes compactas contienen una cantidad ínfima de mercurio necesaria para su funcionamiento que, multiplicada por el número de bombillas presentes en el mercado, podría ser nociva para el medio ambiente y para la población si acabase en el suelo y en la atmósfera al pasar por el circuito tradicional de residuos domésticos.

¿Cómo puedo informarme sobre si una bombilla de bajo consumo no debe tirarse junto con los residuos domésticos, sino depositarse para su reciclaje?

bombillasLas bombillas LFC-i llevan, al igual que los tubos fluorescentes y cualquier otro equipo eléctrico y electrónico el símbolo del cubo de la basura tachado con una cruz. Se trata de un símbolo europeo creado por la Directiva Europea sobre el Desecho de Equipos Eléctricos y Electrónicos (DEEE), que significa que cuando el producto eléctrico que lo lleva llega al final de su vida útil, debe depositarse en un punto especial y recuperarse para ser tratado y reciclado respetando las normas medioambientales en vigor.

¿Qué pasa con las bombillas LFC-i que llevo al contenedor?

Las bombillas LFC-i usadas, al igual que los tubos fluorescentes y los residuos de equipos eléctricos y electrónicos, son tratados por organismos de reciclaje autorizados, que son especialistas en procesos de reciclaje. La primera etapa consiste en separar el
vidrio del plástico (lastre). Los residuos de vidrio se someten a un proceso de separación del vidrio, del polvo y del mercurio. Se puede reciclar entre un 80% y un 93%* de una bombilla LFC-i. Los materiales restantes son básicamente materiales plásticos que no pueden reciclarse debido a la dificultad que tiene separarlos de los metales del lastre. No obstante, estos últimos materiales pueden utilizarse para generar energía. (*Fuente: ADEME).

En el municipio disponemos de contenedores para bombillas y tubos fluorescentes en la biblioteca  casa de la cultura ,ayuntamiento y el punto limpio, además de cualquier establecimiento que venda este tipo de aparatos eléctricos están obligados a adquirir las bombillas y tubos ya fundidos. La empresa que gestiona la recogida es Ambilamp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s