Flora Autóctona

Debido al gran número de especies vegetales presentes en nuestro municipio, hemos decidido poner el listado de las especies que se encuentran aquí, más adelante pondremos información más detallada de cada una de estas especies.

Listado de plantas del Municipio de Álora (procedente de la base de datos de Anthos)

Anuncios

Procesionaria del Pino

Procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa Schiff)

Introducción

La Procesionaria del pino es la plaga más importante de los pinares mediterráneos. Debe su nombre de “Procesionaria” a que se desplaza en grupo de forma alineada, a modo de procesión.

procesionaria

Bolsón de Procesionaria

 

Huéspedes habituales

La Procesionaria del pino produce importantes daños, especialmente en Pinos, aunque también ataca a Cedros y Abetos.

Pinos: todas las especies de Pinos pueden verse afectadas, pero las que más le gusta son el Pino laricio (Pinus nigra), el Pino canario (Pinus canariensis) y el Pino silvestre (Pinus sylvestris). Luego, todas las demás: Pino pinaster (Pinus pinaster), Pino carrasco (Pinus halepensis) y Pino piñonero (Pinus pinea).

Distribución geográfica

La Procesionaria del pino es un lepidóptero típicamente mediterráneo y se distribuye por España, Portugal, Francia, Italia, zonas costeras de Grecia, Turquía, Siria, Líbano, Palestina, Israel, Egipto, Libia, Túnez, Argelia y Marruecos, y en algunas zonas de Alemania, Suiza, Hungría y Bulgaria.

En España puede localizarse por toda la Península y en Baleares.

Ciclo biológico

En verano aparecen las mariposas de Procesionarias del pino; se aparean y la hembra pone los huevos en las acículas de los árboles (así se llaman las hojas de las Coníferas). Las orugas nacen a los 30 ó 40 días de la puesta, es decir, entre mediados de septiembre y mediados de octubre (Hemisferio Norte).

Las orugas construyen nidos o bolsones de seda que les sirven de refugio para pasar los fríos del invierno.

Cuando llega la primavera, o finalizando el invierno (desde febrero a primeros de abril), las orugas descienden en fila al suelo, de ahí el nombre de Procesionaria; se entierran y crisalidan dentro de un capullo (ver foto superior de la crisálida).

De las crisálidas surgen en verano las mariposas que se aparearán dando comienzo a un nuevo ciclo.

 Síntomas

Mechones de acículas secas producidas por las orugas al roer las hojas envez de comerlas completamente.

Bolsones de seda muy típicos en las copas a medida que avanza el invierno.

Orugas por troncos, ramas y suelo.

Daños 

La Procesionaria del pino produce dos tipos de daños:

1. Pérdida de acículas 

Las orugas se alimentan en invierno de las acículas de Pinos y Cedros, provocando que éstas se sequen y caigan.

El daño más importante lo hacen desde el final del invierno hasta mitad de primavera, cuando las orugas son más grandes y voraces.

La defoliación rara vez produce la muerte de los Pinos pero los debilita en gran medida, facilitando el ataque posterior de otras plagas. Los Pinos pequeños sí se pueden secar.

En jardines, perjudica el aspecto estético.

2. Urticarias y alergias 

Otro daño importante son las urticarias y alergias en personas y animales domésticos.

Las orugas están recubiertas por unos pelillos urticantes que se dispersan y flotan en el aire, produciendo irritación en piel, ojos y nariz.

Vigilar que los niños no toquen a las orugas.

En animales domésticos, por ejemplo, animales curiosos como los cachorros de perro (los gatos son más cautos), son peligrosas las orugas de la Procesionaria del pino al chupar o tocar esta hilera en movimiento o a través de un nido que se haya caído, ya que contiene pelos urticantes. Síntomas: inflamación de labios, boca y cabeza en general. El animal intenta rascarse, babeando exageradamente. Consultar con el veterinario.

Control

  • Hay varios métodos para controlar esta plaga:• Bacillus thuringiensis• Insecticidas inhibidores del crecimiento• Insecticidas químicos convencionales

    • Trampas con feromonas

    • Cortar y quemar los bolsones

    • Romper los bolsones

    • Barreras físicas

    • Fomentar y proteger las aves insectívoras

Bacillus thuringiensis

Es un insecticida biológico con aspecto de insecticida normal. Está compuesto de miles de bacterias. Se mezcla con agua y se aplica pulverizando con mochila, cañón o en tratamientos aéreos en Ultra Bajo Volumen (ULV).

Está admitido en Agricultura Ecológica por no tener incidencia negativa en el medio ambiente. Las oruguitas al comer acículas impregnadas con el producto, mueren.

Su aplicación debe hacerse en el momento adecuado, concretamente en los tres primeros estadios larvarios, cuando son pequeñitas, durante el inicio del otoño (septiembre-octubre).

Para grandes superficies se recurre a aviones o helicópteros.

En una comunidad de vecinos de una urbanización sale económico contratar una avioneta que fumigue con Bacillus thuringiensis toda la zona. Un tratamiento aéreo se puede hacer a partir de 5 hectáreas (50.000 metros cuadrados).

Insecticidas inhibidores del crecimiento

Estos insecticidas, también denominados insecticidas biorracionales, perturban algún proceso elemental de los insectos, por ejemplo, la interrupción de la muda de las orugas. Se están usando bastante para tratar masas forestales de pinos, más incluso que el Bacillus.

Son respetuosos con el medio ambiente.

El empleado para Procesionaria es el DIFLUBENZURON, con tratamientos aéreos en Ultra Bajo Volumen (ULV).

Tiene una gran eficacia en aplicaciones muy tempranas, en fase de huevo u oruga inicial; más tarde, no va tan bien y las orugas crecidas ya habrán producido daños. Por tanto, elegir el momento para el tratamiento es fundamental con el Diflubenzuron.

Para aplicarlo en los primeros estados larvarios debe determinarse el período de nacimiento de las orugas. Pueden realizarse muestreos de las puestas en árboles situados en zonas representativas o bien emplear trampas de feromonas (ver más abajo). Estas últimas permitirán la obtención de la curva de vuelo de los machos, que a su vez facilitará la determinación del momento de eclosión de los huevos.

Insecticidas químicos convencionales 

Sirvenhombre para Procesionaria del pino aquellos que contienen piretroides como materia activa: Alfacipermetrin, Cipermetrin o Deltametrin.

El tratamiento químico de los bolsones se lleva a cabo mediante la pulverización directa con el insecticida.

Aplicación con Alfacipermetrin o Deltametrin usando mochila pulverizadora para árboles pequeños y medianos (foto derecha). Cañón pulverizador sobre vehículo todoterreno para alcanzar gran altura.

Se trata en cualquier momento a lo largo del invierno. Mejor cuando las orugas son jóvenes y se sitúan en las zonas bajas de las copas y son más sensibles al producto. Mojar bien los bolsones.

Tratanto en Febrero-Marzo las orugas ya están formados, y es el momento de impedir que las orugas desciendan al suelo.

Trampas con feromonas

Otro método de control consiste en instalar trampas que llevan en su interior una pequeña cantidad de feromonas sexuales
La feromona sexual sintética de la hembra de Procesionaria del pino (“pityolure”) atrae a los machos y éstos quedan atrapados. De este modo, no se producirá la fecundación de las hembras.

El método está concebido para aplicarlo a pinares con niveles de infestación bajos.

La máxima eficacia se consigue usando feromonas una vez que se han reducido los niveles importantes de la plaga con alguno de los productos comentados más arriba (Diflubenzuron, Bacillus o Piretroides). Las feromonas es un complemento ideal a la fumigación.

Otra importante utilidad de las trampas con feromonas es para determinar el momento en el que se producirá el nacimiento de las orugas, lo que permitirá afinar con la fecha ideal de los tratamientos.

Las trampas se cuelgan en las ramas. Con una trampa por hectárea (10.000 m2), es suficiente.

Se colocan al comienzo del periodo de vuelo, en verano. A título orientativo, podemos decir que las poblaciones más precoces, que corresponden a localidades frías, empiezan a volar a mediados de Junio, y las más tardías, en Septiembre.

Cortar y quemar los bolsones

Los tratamientos con productos deben complementarse con la eliminación mecánica de los bolsones. En las zonas cálidas, a la primera quincena de diciembre, y en las zonas más frías, a mediados de noviembre. Existen “tijeras orugueras”, colocadas en el extremo de una pértiga de 3-4 m.

No cortar los que están en las guías terminales, ya que pueden dañarse éstas y sería peor el remedio que la enfermedad. Posteriormente los nidos se queman.

Romper los bolsones

En el caso de que la altura del arbolado no permita cortarlos, los bolsones pueden romperse con perdigón para que las orugas mueran con el frío del invierno al carecer de la protección.

Si se alcanza, se pueden romper los bolsones con un palo.

Mejor hacerlo por la tarde, para que no les de tiempo a rehacer el bolsón. Morirán de frío por la noche.

Como contienen pelos urticantes, antes de cortarlos o romperlosse debe regar bien la copa para disminuir las urticarias.

 Barreras físicas

fisica1

Instalar a cierta altura del tronco (1,5 m o más) un cono con plástico semirrigido alrededor del tronco. Esto les interrumpe el descenso e impide que las orugas se entierren en el suelo. Acabarían muriendo de inanición en su interior. Es conveniente hacer unas pequeñas perforaciones en la parte baja del plástico para la evacuación del agua de lluvia que pudiera acumularse en su interior.

fisica
Colocar alrededor de los pies de los árboles en el suelo un anillo de material plástico semirígido, impide su dispersión por el jardín, pudiendo así aplicar un insecticida de contacto sobre ellas y retirarlas una vez muertas.

 

Fomentar y proteger a las aves insectívoras

Los depredadores más efectivos de la Procesionaria del pino son los carboneros y los herrerillos, dos aves insectívoras especialmente voraces con estas orugas.

carbonero

Carbonero

El carbonero es un pájaro muy bonito y con buen canto. Con una caja de nidificación y alimento se pueden tener en el jardín y criarán. Abubillas, críalos, urracas, cuervos, etc., también se las comen.

caja nido

Caja nido artificial

Una manera de fomentarlos es instalar cajas anidaderas. Los organismos públicos medioambientales lo están haciendo en los montes, especialmente procedentes de repoblación, en los que por la juventud del arbolado carecen de huecos que sirvan de refugio a estas aves.

Las orugas de Procesionaria del pino también son atacadas por hormigas, cigarras, avispas y diversos parásitos (algunos dípteros e himenópteros).

 

Enfermedad de la encina y el alcornoque

“La seca”

Con el término “seca” se designa comúnmente una enfermedad que provoca el decaimiento y  muerte de las encinas y alcornoques de nuestras dehesas y montes. Cuando hablamos de “la seca” solamente hacemos referencia a un síntoma que se observa en la parte aérea de los árboles, como ocurre con los nombres de otras enfermedades como la tinta del castaño, por el líquido negro que segrega, o el cribado del cerezo, en relación con las lesiones que se aprecian en las hojas. En este caso, la enfermedad provoca la pérdida progresiva de las hojas, con síntomas parecidos a los de la sequía.

encina

El decaimiento en el arbolado puede tener eventualmente un origen diverso (episodios de sequía, contaminación atmosférica o del suelo, gestión inadecuada, etc.) de modo que los mismos síntomas pueden ser imputados a diferentes causas. Es por esto, que el término “seca” resulta sumamente impreciso, mas aún, porque el desconocimiento de la causa nos impide saber con claridad que actuaciones de lucha o control son las adecuadas.

En la mayoría de las zonas con decaimiento se observan una serie de indicios y evidencias comunes (más información en el capítulo dedicado al diagnóstico), que hacen sospechar la implicación de un conocido agente patógeno, ya identificado y aislado en numerosos focos de seca. Se trata de un hongo microscópico, llamado fitóftora (Phytophthora), cuya actuación provoca la pudrición de las raíces, impidiendo la absorción del agua y de sales minerales del suelo. La palabra Phytophthora de origen griego significa “destructor de plantas” y la especie con mayor participación en el decaimiento de nuestras dehesas es Phytophthora cinnamomi.  El rango de especies afectadas por este patógeno es muy amplio, superando las 1000 , entre las que se encuentran muchas especies forestales (castaños, robles, diversas coníferas,…), así como frutales (aguacates) y plantas ornamentales (azaleas y brezos).

Está considerada como una de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Su éxito como patógeno puede ser en parte atribuido a la gran cantidad de especies que infecta. En Extremadura, está provocando la muerte del arbolado en muchas zonas de dehesa, lo que supone una pérdida en su productividad y una amenaza para la conservación de este importante sistema forestal.

En lugar del uso común del término “seca”, que es muy amplio, sería madecuado nombrar de una forma más precisa  esta enfermedad llamándola pudrición radicular por fitóftora.

Diagnóstico

Los focos afectados por seca responden a una serie de indicios, patrones y evidencias comunes que pueden ser utilizadas para descubrir la presencia del patógeno. La detección, diagnosis precisa e identificación de fitóftora se considera un aspecto fundamental para la propuesta de medidas de control que prevengan la dispersión del patógeno.

perdida de copa

Pérdida de hojas en la copa

Podemos sospechar la presencia de fitóftora mediante la observación de las siguientes peculiaridades:

  • Las copas aparecen más claras de lo habitual o han perdido demasiada hoja, los ramillos de la parte más alta aparecen sin hojas (puntisecado). Es muy habitual encontrar también árboles que mueren rápidamente durante el verano quedando con toda la hoja seca y de color marrón (muerte súbita).
  • Los árboles afectados aparecen a menudo en vaguadas y en zonas donde se acumula el aguadurante los periodos de lluvia. En ocasiones, la presencia de capas de suelo impermeables favorecen un encharcamiento profundo que no se observa en superficie.
muerte subita

Muerte súbita en árboles afectados por seca

Los árboles están próximos unos de otros formando un foco, aunque pueden encontrarse árboles con apariencia sana entre ellos.

arboles afectados

Árboles afectados en una vaguada

  • El foco avanza normalmente pendiente abajo en la dirección de las aguas, dejando los árboles muertos y más afectados pendiente arriba. A menudo, los focos pueden crecer de modo más o menos circular.
  • Podemos observar síntomas en otras especiesllamadas indicadoras, como lasjaras o los brezos. También es indicativo la ausencia de síntomas en especies que parecen tener tolerancia a P. cinnamomi  como el acebuche, el madroño o el romero.
  • Otros factores que pueden causar la muertede los árboles como la presencia de plagas, los incendios, inundaciones o sequías, toxicidades y daños debidos al uso pesticidas u otras enfermedades pueden inducir a error en el diagnóstico.
  • Para la detección precisa y el aislamiento del fitóftora se debe recurrir a un laboratorio especializado en este tipo de patógenos.

Lucha y control

Detección, diagnóstico y mapeo
El primer paso en la lucha contra fitóftora es detectar qué árboles se están secando. Habitualmente, los síntomas aparecen cuando la enfermedad ya se encuentra en un estado muy avanzado por lo que puede haber pies infectados que no presenten indicios o éstos sean incipientes. Este desfase entre la infección y los síntomas de la enfermedad afecta a la gestión por dos motivos: dificulta la detección temprana y el frente de avance de la enfermedad puede encontrarse más allá de los árboles sintomáticos, entre los aparentemente sanos de alrededor.

extremadura

Zona afectada por seca en Extremadura

Tampoco es tarea fácil determinar qué patógeno es el causante de la mortalidad pues los métodos habituales de muestreo y diagnóstico de suelo infectado, mediante cebos vegetales, tienen un cierto porcentaje de falsos negativos y la aparición de parásitos secundarios en árboles debilitados es frecuente, por lo que la acción de fitóftora puede no ser advertida al imputar los daños a otros agentes.

caballos

Caballos debajo de encina afectada por “la seca”

En la estrategia de lucha se considera fundamental la delimitación, mapeo y señalización de la zona afectada, y establecer un anillo de seguridad. Es importante también el aislamiento de la zona y el control en el movimiento de personas, vehículos y animales para evitar que terrones infectados pasen unas zonas a otras.

 Esta delimitación en el terreno, que puede hacerse mediante marcas o balizas, no es fácil debido a que no se suele observar un frente claro. Se aconseja que la detección, el diagnóstico y el mapeo sea realizado por personal formado y con experiencia.

Prevención

La prevención pretende evitar que fitóftora se extienda a otras zonas. Fitóftora se propaga por el flujo de agua y por las partículas o terrones de tierra que quedan adheridos a las ruedas de vehículos, maquinaria, pezuñas de animales e incluso al calzado. Estos terrones se forman y se adhieren mejor cuando el suelo está húmedo.

A continuación, se indican algunas medidas de prevención recomendadas para las dehesas:

  • Delimitar y señalizar el foco, incluyendo algunos árboles aparentemente sanos. Se recomienda cercarlo para evitar el acceso de personas, animales o vehículos.
    • Evitar que los caminos y cortafuegosatraviesen el foco y limitar el movimiento de vehículos, especialmente, en las épocas de lluvias cuando el suelo esté húmedo.
    • Evitar el laboreo
  • Si es imprescindible labrar en el foco o hacer cortafuegos, hacerlo en último lugar y cuando el suelo no esté muy húmedo. Finalizada la labor, desterronar y desinfectarel apero utilizado y las ruedas del tractor antes de abandonar la parcela, empleando una mezcla de agua y lejía comercial al 20%.
  • Limitar la presencia de ganado en las parcelas afectadas. Si es imprescindible introducir ganado, hacerlo cuando el suelo esté seco. Utilizar pediluvios para evitar que el ganado propague la infección al abandonar el foco.
  • Evitar la instalación de comederos cinegéticos y la suplementación del ganadoen las zonas afectadas.
    • Algunas especies cultivadas como el altramuz y las tremosillas son muy susceptibles a fitóftorapor lo que debe evitarse su cultivo ya que actúan como multiplicadores del hongo.

Prevención en viveros

 En este capítulo es importante citar también las medidas de prevención a aplicar en viveros forestales.Desde el año 1999 se tiene constancia de la presencia de Phytophthora cinnamomi y de otras fitóftoras en éste tipo de instalaciones .  La situación se está agravando con el incremento del tráfico internacional de plantas. Esta contaminación constituye un canal de dispersión de la enfermedad y además puede comprometer el éxito de las repoblaciones que provengan de viveros infectados. Ante esta situación, es recomendable que los viveros organicen su producción para minimizar los riesgos de infección de los plantones.

El control de fitóftora en vivero se basa también en la aplicación de medidas de prevención para impedir la entrada del patógeno. La contaminación o infección se puede producir a través del agua de riego, especialmente, en tomas de aguas superficiales en embalses y ríos; a través de los sustratos de cultivo como arenas de río y tierras naturales; o por la falta de desinfección de herramientas, envases y vehículos utilizados a la vez en el campo y en el vivero.

Control

Tratamientos químicos

 La aplicación de ácido fosforoso es el único tratamiento directo conocido que puede detener por un tiempo el ataque en los pies menos afectados. Este producto cuenta con propiedades antifúngicas y es capaz de estimular las defensas de los árboles . Aunque el principio activo es el ácido fosforoso, a los árboles se les administra en forma de sales u otras formas no fitotóxicas como el fosfito potásico o el fosetil-aluminio. Se trata de fungicidas sistémicos capaces de llegar por vía interna a las raicillas que son el blanco del ataque de fitóftora.

Estos productos se pueden aplicar de varias formas: pulverización de la copa, inyecciones en el tronco y aplicaciones al suelo. La forma más efectiva de tratar árboles adultos es mediante la inyección en sus troncos pero para los brinzales se debe emplear la pulverización sobre las hojas.

A pesar de que el ácido fosforoso ha demostrado su efectividad en otras especies como el castaño, el Eucalytus marginata y el aguacate, la eficacia de estos sistémicos con alcornoques y encinas está todavía en entredicho ya que existen estudios contradictorios .

Tratamientos selvícolas

Existe la posibilidad de tratar los focos de seca a través de la selvicultura pero no existen demasiados conocimientos al respecto pues hasta el momento los ensayos han sido escasos y costosos.

Algunos tratamientos propuestos consisten en la eliminación de toda la vegetación, la desinfección del foco mediante cortas y la aplicación de herbicidas y fungicidas para disminuir la base alimentaria del patógeno hasta que éste desaparezca. Esta estrategia de ‘tierra quemada’, que debe mantenerse durante más de cinco años, podría ser adecuada para pequeños focos incipientes.

Otra línea de acción puede basarse en la repoblación de focos con especies resistentes o que podrían segregar sustancias antifúngicas . Estas plantas, además de privar de soporte alimenticio a fitóftora, impiden la regeneración natural de las especies susceptibles y mantienen el suelo en sombra, reducen el encharcamiento y aumentan la materia orgánica del suelo; todas son condiciones que dificultan la proliferación del patógeno. Actualmente, Iprocor está desarrollando experimentos para conocer la resistencia de las especies arbóreas y arbustivas locales, por el momento, puede consultarse una tabla basada en las observaciones en campo y la bibliografía disponibles.

Métodos tradicionales

En este apartado, conviene citar algunos tratamientos que han sido utilizados tradicionalmente en sanidad forestal, como la poda y el destoconado. Aunque pueden justificarse por otras razones, resultan ineficaces en la lucha contra fitóftora. Las cortas y podas de la parte aérea de las plantas no actúan sobre el patógeno que se encuentra protegido en el suelo. Con el destoconado sólo se eliminan las raíces principales pero permanecen en el suelo las raíces finas infectadas. Además, el uso de maquinaria acarrea movimiento de tierra, lo que favorece una posible dispersión de la enfermedad.

Flora Invasora

Plantas invasoras más comunes en nuestro término municipal.

Se ha mencionado las especies invasoras más comunes (ej,vinagreta o nicotiana) o las que poseen un comportamiento invasor probado o probable en ambientes naturales y seminaturales . Aunque se denominen invasoras por su origen y adaptación muchas de ellas se han naturalizado y forman parte de la vegetación actual de nuestro entorno.

opuntia

Para más información estas especies están recogidas en el Atlas y libro rojo de la flora vascular amenazada de España, que podemos encontrar completo en la  web oficial del Ministerio de Medio Ambiente  aquí solo mencionamos las presenten en nuestra área, las demás especies recogidas no proliferan con normalidad en nuestro ambiente por las altas temperaturas y sequía, muchas de ellas son introducidas como plantas meramente ornamentales, de ahí verlas en jardines y  vías públicas como plantas de cerco o vallado.

 Acacia dealbata  

Bosques caducifolios. Invasión de claros donde la vegetación autóctona es destruida (por ejemplo, tras incendios) y parches de arbolado/matorral (semi-) natural. Rápido crecimiento y capacidad de rebrote. [Muy invasora en Portugal].

acacia

Acacia saligna (Labill.)

Ramblas. Según nuestras observaciones no parece estar causando problemas de conservación evidentes en España. No obstante, se ha naturalizado en zonas de espacios protegidos sensibles como el Parque Nacional de Garajonay. [Alta capacidad de invasión en diversas zonas del Mundo con clima mediterráneo (California, El Cabo -donde amenaza varias especies catalogadas por la UICN- y algunas Islas Mediterráneas)].

acacia1

 Agave americana L.agave

Matorrales, arenales costeros, ramblas. En zonas semiáridas puede penetrar en biotopos naturales, coexistiendo con especies de etapas maduras (por ejemplo, Chamaerops humilis, Ziziphus lotus). Se ha procedido ya a la retirada de ejemplares en el Parque Natural de Calblanque (Murcia). Presente también en numerosos espacios protegidos, incluyendo Parques Nacionales (Caldera de Taburiente, Garajonay, Timanfaya, Sierra Nevada, Islas Atlánticas).

 

Agave sisalana (Engelm.) Perr.

Matorrales, arenales costeros, ramblas. En zonas semiáridas puede penetrar en biotopos naturales, coexistiendo con especies de etapas maduras (por ejemplo, Chamaerops humilis, Ziziphus lotus).

 agave1

 Arundo donax 

arundoRiberas y sistemas lacustres (lagunas, charcas, etc.). Nuestras observaciones indican que una vez implantada dificulta la regeneración natural de la vegetación nativa. Probablemente su presencia sea consecuencia del arrasamiento de la vegetación de zonas húmedas más que de su capacidad invasora en zonas naturales. Naturalizada en multitud de enclaves seminaturales y espacios protegidos. Por los hábitats que invade es frecuente encontrarla entre las especies riparias típicas del Mediterráneo (Populus sp., Salíx sp., etc.). [Considerada por la UICN una de las 100 más peligrosas y nocivas invasoras a escala mundial por su capacidad para desplazar a la vegetación nativa].

arundo1

 Carpobrotus acinaciformis (L.)

Arenales y roquedos costeros. Ha invadido algunas zonas de gran valor ecológico como el Parque Nacional de las Islas Atlánticas o el Parque Natural de los Acantilados de Maro y Cerro Gordo (Granada), donde la hemos encontrado en las proximidades de algunos ejemplares de Rosmarinus tomentosus en una situación general de degradación medioambiental. Más puntual en el Baix Camp (Tarragona), algunas localidades del Bajo Segura y del Bajo Vinalopó (Alicante), litoral murciano, Mallorca y costas de Asturias y Cantabria. [Invasora en diversos puntos de la costa mediterránea donde forma densas alfombras monoespecíficas tapizantes que desplazan a las especies nativas. Favorece la estabilización de las arenas y la acumulación de sales en el suelo, alterando el pH y disminuyendo la disponibilidad de nutrientes].

uña de gato

 Eucalyptus camaldulensis Dehnh.   eucalipto

Bosques, matorrales. Los problemas están generados no sólo por las poblaciones silvestres, sino también por las extensas plantaciones realizadas en diversas zonas de España. Genera daños sobre el suelo (por ejemplo, por alelopatía, disminución de los recursos hídricos del suelo) y su microbiota. Frecuente en algunos enclaves de alto valor de conservación como Doñana,  Cabañeros o la Isla de Buda en el Parque Natural del Delta del Ebro.

 Eucalyptus globulus Labill.

Bosques y matorrales. Los problemas generados son básicamente los mismos que en E. camaldulensis.

eucalipto 1

 Nicotiana glauca R.C. Graham

Riberas, ramblas, barrancos, matorrales abiertos y roquedos. Problemas constatados en Canarias (presente en todas las islas), especialmente Lanzarote y Fuerteventura. Tuvo que aplicarse un plan de erradicación en el Parque Nacional de Timanfaya (Lanzarote). Abunda en el Sitio de Interés Científico del Juncalillo del Sur. También en la Península se han venido realizando labores periódicas de eliminación de esta especie en el Parque Nacional de Doñana. [Todas las partes de la planta son tóxicas en algún grado (excepto las semillas maduras): contienen malato y citrato del alcaloide
nicotina isinicotina, pirrolidina, ácido oxálico, etc].

nicotiana

opuntia1Opuntia dillenii (Ker-Gawlwr)

Matorrales xerófilos degradados. Forma poblaciones densas que impiden la entrada de especies nativas. Se ha apuntado un posible nivel de interferencia en Canarias.

Opuntia ficus-indica (L.)

Roquedos y matorrales. Forma poblaciones densas que impiden la entrada de especies nativas. Presente en numerosos espacios protegidos (Parque Natural de Calblanque, Cabo de Gata-Níjar, Cabrera y Parques Nacionales como Caldera de Taburiente, Doñana, Garajonay, Timanfaya, Sierra Nevada, etc.).

opuntia2

 Oxalis pes-caprae L.

 hierba bonita
Matorrales degradados, pastizales subnitrófilos. Ocupa espacios humanizados,
si bien puntualmente puede encontrarse coexistiendo con especies de pastizales nativos. En esta situación se presenta en varios espacios naturales protegidos de alto valor ecológico (Parque Nacional de Doñana, Parque Nacional Marítimo-Terrestre del Archipiélago de Cabrera, Parque Natural del Delta del Ebro, Parque Natural de la Sierra de Grazalema, etc.). Penetrando actualmente hacia regiones más frías de la Península. [Invasora en numerosas zonas en las que forma cubiertas densas que desplazan a la flora nativa, además de inhibir la germinación de sus semillas. En ecosistemas dunares además de la exclusión competitiva directa contribuye decisivamente a estabilizar las arenas y enriquece el suelo en nutrientes, con lo que se propicia la entrada de especies ruderales banales que acaban desplazando a las comunidades propias de estos medios].

 Pennisetum setaceum (Forssk.) Chiov.

cola de gatoLaderas, barrancos, colusiones, cauces, matorrales, pastizales, bordes de bosques (frecuentemente cercanos a vías de comunicación). Muy problemática en Canarias, especialmente en Gran Canaria y en Tenerife. En la primera de estas islas se encuentra extendida por casi toda su superficie. Baja preferencia por hábitats (en el futuro es posiblemente que llegue a ocupar más de los señalados aquí). Compite con la vegetación nativa a la que puede llegar a desplazar y eliminar (por ejemplo, Hyparrhenia sinaica). Pirófita. Rebrota vigorosamente (incluso tras los incendios). Modificadora del hábitat (alteración del suelo, sombreado, retiene sedimentos y favorece la colmatación de cubetas topográficas). Disminuye el valor de los pastizales. Muy abundante en la cuenca del Risco de Agaete (NO Gran Canaria), donde alcanza los bordes de los pinares de Tirma y Tamadaba. Podría existir un riesgo inmediato también en la Reserva Natural Especial de la Charca de Maspalomas (S Gran Canaria). En las islas de Tenerife y Gran Canaria, los esfuerzos por erradicarla han fracasado, centrándose ahora en evitar su expansión hacia las zonas ecológicamente más valiosas. En el caso de la isla de La Palma sí se ha conseguido eliminarla prácticamente en su totalidad.

 Solanum bonariense L.

Riberas y ramblas. Generalmente subespontáneo o naturalizado en ambientes antrópicos, se ha instalado en algunos cauces seminaturales (por ejemplo, Tíjola, en el Río Bacares -Almería-) en los que localmente forma densos matorrales en claros entre restos de bosque ripario.

tomatera

Cortaderia selloana

 Especialmente expansiva en áreas del N. Adaptado a cualquier hábitat excepto Alta Montaña y zonas desérticas.

cortadeira

Vista de la planta

Crece en densa masa de nata, pudiendo alcanzar 3 m de altura; hojas perennes, largas y finas, 1–2 m de largo y 1 cm ancho, con bordes muy afilados (debiéndosela manipular con cuidado), color verde azulinas, pero pueden llegar a gris plateadas. Flores en densa panícula blanca de 3–9 dm de largo y 2–3 m de altura sus varas florales; sus espiguillas de 15-25 mm, c/una con 4-6 flores. Flores masculinas con 3 estambres, ovario rudimentario; femeninas con un ovario desarrollado y dos estilos plumosos. Florece a fines del verano.

cortadeira habitat

Hábitat

Cortadera o mejor conocida como yerba o hierba de las Pampas, es una especie botánica de pastos rizomatosos muy altos, endémica en el Sur de Sudamérica, en la región pampeana y en la Patagonia Argentina y Chilena.

Posee numerosas denominaciones comunes, entre ellas plumeroplumerillocola de zorrocarrizo de la Pampapaja penachopainacortaderiaginerio o gimnerio.

Taxones amenazados por especies exóticas en España Península y Baleares

Apium graveolens L. subsp. butronensis (D. Gómez & G. Monts.) Aizpuru
Carpinus betulus L.
Christella dentata (Forssk.) Brownsey & Jermy
Culcita macrocarpa K. Presl
Euphorbia uliginosa Welw. ex Boiss.
Galium arenarium Loisel.
Hydrocharis morsus-ranae L.
Hypochaeris salzmanniana DC.
Limonium antonii-llorensii L. Llorens
Limonium barceloi Gil & L. Llorens
Limonium dodartii (Girard) Kuntze
Limonium geronense Erben
Limonium leonardi-llorensii L. Sáez & Rosselló
Limonium malacitanum Díez Garretas
Limonium migjornense L. Llorens
Limonium vigoi L. Sáez et al.
Linaria lamarckii Rouy
Nymphoides peltata (S.G. Gmelin) O. Kuntze
Ononis azcaratei Devesa
Pteris incompleta Cav.
Reseda jacquinii subsp. litigiosa Abdallah & De Wit
Scirpus pungens Vahl
Silene sennenii Pau
Taraxacum stenospermum Sennen
Taraxacum vinosum van Soest DC. ex Christ
Islas Canarias
Aichryson pachycaulon subsp. praetermissum Bramw.
Anagyris latifolia Brouss. ex Willd.
Apollonias barbujana subsp. ceballosi (Svent.) Kunk.
Argyranthemum adauctum subsp. palmensis Santos
Argyranthemum lidii Humphr.
Arum italicum subsp. canariensis (Webb & Berth.) P.C.Boyce
Asparagus fallax Svent.
Barlia metlesicsiana Teschner
Bencomia brachystachya Svent. ex Nordb.
Cerastium sventenii Jalas
Cheirolophus arbutifolius (Svent.) Kunk.
Cheirolophus metlesicsii Montelongo
Cheirolophus santos-abreui Santos
Convolvulus subauriculatus (Burch.) Lindinger
Convolvulus volubilis Link
Crambe tamadabensis Prina & Marrero
Crambe wildpretii Prina & Bramwell
Echium acanthocarpum Svent.
Echium callithyrsum Webb ex Bolle
Echium decaisnei subsp. purpuriense Bramw.
Echium onosmifolium subsp. spectabile Kunk.
Euphorbia bravoana Svent.
Helianthemum tholiforme Bramw. et al.
Isoplexis chalcantha Svent. & O’Shanahan
Isoplexis isabelliana (Webb & Berth.) Masf.
Kunkeliella psilotoclada (Svent.) Stearn
Lavatera phoenicea Vent.
Limonium arborescens (Brouss.) Kuntze
Limonium fruticans (Webb) Kuntze
Limonium imbricatum (Webb ex De Girard) Hubb.
Limonium macrophyllum (Brouss.) Kuntze
Limonium redivivum (Svent.) Kunk. & Sund.
Myrica rivas-martinezii Santos
Parolinia filifolia Kunk.
Pleiomeris canariensis (Willd.) A. DC.
Salvia broussonetii Benth.
Sambucus palmensis Link
Semele gayae (Webb & Berth.)
Svent. & Kunk.
Sideritis amagroi Marrero & Navarro
Sideritis discolor (Webb ex De Noé) Bolle
Solanum vespertilio Ait. subsp. vespertilio
Solanum vespertilio subsp. doramae Marreno & González Martín
Sonchus wildpretii U. & A. Reifenb.
Teline nervosa (Esteve) A. Hans. & Sund.
Tolpis crassiuscula Svent
.

Esta información taxonómica está sacada  del libro “Atlas y Libro Rojo de la Flora Vascular Amenazada de España” editado por el Ministerio de Medio Ambiente.

Especie Flora * Ámbito de aplicación ** Nombre común
Acacia dealbata Link. Excepto Canarias y Baleares Mimosa, acacia, acacia francesa
Acacia farnesiana (L.) Willd. Canarias Acacia, aromo, carambuco, mimosa
Acacia salicina Lindl. Canarias Acacia de hoja de sauce
Agave americana L. Pitera común
Ageratina adenophora (Spreng.) King & H. Rob. Canarias Matoespuma
Ageratina riparia (Regel) R.M.King & H.Rob., Canarias Matoespuma fino
Ailanthus altissima (Miller) Swingle Ailanto, árbol del cielo, zumaque falso
Alternanthera philoxeroides (Mart.) Griseb., Lagunilla, hierba del lagarto, huiro verde
Ambrosia artemisiifolia L. Ambrosia
Araujia sericifera Brot. Planta cruel, miraguano
Arbutus unedo L. Canarias Madroño
Arundo donax L. Canarias Caña, cañavera, bardiza, caña silvestre
Asparagus asparagoides (L.) Druce Esparraguera africana
Atriplex semilunaris Aellen. Canarias Amuelle
Azolla spp. Azolla
Baccharis halimifolia L. Bácaris, chilca, chilca de hoja de orzaga, carqueja
Buddleja davidii Franchet Budleya, baileya, arbusto de las mariposas
Cabomba caroliniana Gray Ortiga acuática
Calotropis procera (Aiton) W.T.Aiton Canarias Algodón de seda
Carpobrotus acinaciformis (L.) L. Bolus Excepto Canarias Hierba del cuchillo, uña de gato, uña de león
Carpobrotus edulis (L.) N.E. Br. Hierba del cuchillo, uña de gato, uña de león
Centranthus ruber (L.) DC. Canarias Hierba de San Jorge
Cortaderia spp. Excepto Canarias Hierba de la pampa, carrizo de la pampa
Cotula coronopifolia L. Baleares Cotula
Crassula helmsii (Kirk) Cockayne
Cylindropuntia spp. Cylindropuntia
Cyrtomium falcatum (L. f.) C. Presl Canarias Helecho acebo
Cytisus scoparius (L.) Link Canarias Escoba negra
Egeria densa Planch. Elodea densa
Eichhornia crassipes (Mart.) Solms Jacinto de agua, camalote
Elodea canadensis Michx. Broza del Canadá, peste de agua
Elodea nuttallii (Planch.) H. St. John Canarias Broza del Canadá, peste de agua
Eschscholzia californica Champ Canarias Amapola de California, Dedal de oro
Fallopia baldschuanica (Regel) Holub Viña del Tíbet
Fallopia japonica (Houtt.) (= Reynoutria japonica Houtt.) Hierba nudosa japonesa
Furcraea foetida (L.) Haw. Canarias Pitera abiert
Hedychium gardnerianum Shepard ex Ker Gawl. Jengibre blanco
Heracleum mantegazzianum Somm. & Lev. Perejil gigante
Hydrocotyle ranunculoides L. f. Redondita de agua
Ipomoea indica (Burn) Baleares y Canarias Campanilla morada, batatilla de Indias
Leucaena leucocephala (Lam.) De wit Canarias Aromo blanco
Ludwigia spp. (Excepto L.palustris (L.) Elliott) Duraznillo de agua
Maireana brevifolia (R.Br.) P.G. Wilson Canarias Mato azul
Myriophyllum aquaticum (Vell.) Verdc
Nassella neesiana (Trin, & Rupr.) Barkworth Canarias Flechilla
Nicotiana glauca Graham Tabaco moruno
Nymphaea mexicana Zucc. Lirio amarillo
Opuntia dillenii (Ker-Gawler) Haw. Tunera india
Opuntia maxima Miller. Tunera común
Opuntia stricta (Haw.) Excepto Canarias Chumbera
Oxalis pes-caprae L. Agrio, agrios, vinagrera, vinagreras
Pennisetum clandestinum Hochst. ex Chiov. Canarias y Baleares Quicuyo
Pennisetum purpureum  Schum. Canarias Pasto de elefante
Pennisetum setaceum (Forssk.) Chiov. Plumero, rabogato, pasto de elefante
Pennisetum villosum R. Br. ex Fresen Baleares Rabogato albino
Phoenix dactylifera L. Canarias Palmera datilera
Pistia stratiotes L. Royle Lechuga de agua
Ricinus communis L. Canarias Tartaguero
Salvinia spp. Salvinia
Senecio inaequidens DC. Senecio del Cabo
Spartina alterniflora Loisel. Borraza
Spartina densiflora Brongn. Espartillo
Spartina patens (Ait.) Muhl
Spartium junceum L. Canarias Retama de olor
Tradescantia fluminensis Velloso Amor de hombre, oreja de gato
Ulex europaeus L. Canarias Tojo
  • (*)Spp. Se refiere a  todos los niveles Taxonómicos infraespecíficos
  • (**) Cuando en el ámbito de aplicación no se especifica nada se refiere a todo el territorio español.